Saltar al contenido

2. La calidad del sonido

Muy buenas y bienvenido o bienvenida a este podcast de divulgación y entretenimiento-educativo sobre guitarra española. Donde hablamos de temas en relación al aprendizaje de este maravilloso instrumento y todo lo que le rodea. Hoy hablamos de la calidad del sonido.

Hoy, 1 de julio de 2020, continuamos el podcast De Guitarra. Y en este episodio 2 voy a hablar sobre la calidad del sonido. Es importante que sepas qué es, la importancia que tiene y qué pasa si nos obsesionamos demasiado con ella. Así que ¡afina que empezamos!

Qué es la calidad del sonido

Para entender qué es, tenemos que repasar las famosas cualidades del sonido: altura, intensidad, duración y timbre. Esto se estudia en primaria pero no viene mal repasar y poner ejemplos en la guitarra misma.

  • Altura: grave / agudo
  • Intensidad: fuerte / débil
  • Duración: larga / breve
  • Timbre: Nos permite diferenciar la procedencia del sonido

Podemos añadir a la explicación algunas cualidades secundarias que salen de estos y que usamos principalmente en música para describir lo que escuchamos o queremos escuchar.

  • Limpieza o claridad
  • Gordura o finura
  • Potencia o proyección
  • Opaco o brillante
  • Metálico o aterciopelado
  • Adjetivos de sentimientos
  • Adjetivos de otros sentidos

Pero, ¿qué es un sonido de calidad? Pues como en muchas ocasiones la respuesta es muy subjetiva, pero no por ello debemos dejar de hablar de ello y llegar a una conclusión. 

Yo diría que la explicación de qué es buen sonido es algo que puede variar entre diferentes comunidades de músicos y por épocas, pero que cada comunidad o grupo tiene claro qué es buen sonido para ellos. Por ejemplo, sería muy difícil comparar que es un buen sonido en guitarra clásica y en guitarra eléctrica porque intervienen factores muy distintos. 

Me voy a atrever a darte una definición sin estudios previos ni precedente; una definición que viene de mi humilde observación de los diferentes universos sonoros por los que me suelo mover. Y te diría que:

“La calidad del sonido es el conjunto de cualidades sonoras que definen la identidad sonora de cada intérprete.”

Por eso mismo la calidad está dentro del timbre. De la parte del sonido que nos permite reconocer la procedencia del sonido. Y esto de momento solo hay un super-ordenador que pueda reconocerlo y es nuestro cerebro.

Ejemplos de calidad del sonido

Podríamos hablar del sonido como elemento físico, pero eso será para otra ocasión. Digo eso para que entiendas que nos estamos quedando muy en la superficie de todo lo que podemos aprender del sonido. Pero creo que la información que hoy te traigo puede serte útil para pensar un poco más sobre tu sonido y que al escuchar a otros aprecies más cosas.

Ejemplos de buen sonido

Ahora te voy a poner algunos ejemplos de lo que se considera calidad en el sonido. Y va a ser con las comunidades clásica y flamenca. 

  • Buen sonido para el estilo clásico purista: limpieza, claridad cristalina, gordura, proyección, riqueza tímbrica, ausencia de ruidos…
  • Buen sonido para el estilo flamenco purista: Potencia, proyección, fuerza, rancio…

En el audio podcast se escuchan ejemplos.

Por último, decirte que no hace falta tener un sonido ajustado a estas características para ser aceptado dentro de una comunidad. En flamenco se ve la grandísima diferencia entre los grandes, unos con un sonido más limpio otros más sucio pero con un arte que no se puede aguatá’ 🙂

Ejemplos de mal sonido

Te pongo estos ejemplos de grandes de la guitarra para que veas que lo que hacen está muy bien y sin embargo los puristas consideran que es un mal sonido.

El primero ejemplo de lo que en clásico se considera mal sonido es del padre de la guitarra clásica Andrés Segovia VER: “Leyenda de Albéniz” –  Andrés Segovia.

El segundo es de Atahuapa Yupanki también muy bien considerado en clásico. VER: “Milonga Perdida” – Atahualpa Yupanki.

El sonido como obsesión

Una obsesión es algo malo, algo que merma la salud, una palabra negativa, pero para conseguir algo ambicioso tiene que haber algo de obsesión.Esta tiene que ser pequeña y controlada, pero claro no todos lo controlan igual. Hablamos de obsesión como una idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud. 

A mucha gente le pasa. Se queda en el sonido y dejan de ver las demás cosas. Mucha gente se obsesiona con la técnica y no hacen más que repetir continuamente los mismos pasajes una, otra y otra vez. A veces esa obsesión es tan grande que no salen nunca de su habitación y toda la música que hacen se queda entre las cuatro paredes. 

Como la típica “historieta” de guitarrista clásico que dice: Hoy he tocado genial, me ha sonado super bien la guitarra, he tenido un sonido perfecto… Y su amigo le contesta: Pues no voy a ser yo el que te quite la razón pero se han dormido 3 del público y éramos solo 4. 

Cualquier obsesión es mala pero ¿qué puede hacernos perder la obsesión con el sonido? Si solo piensas en el sonido te puedes dejar por el camino cuestiones tan importantes como las que vamos a ver en los próximos episodios: el ritmo, la armonía, la emoción, el público, etc…

Está claro que quiero transmitirte que es algo importante pero que no hay que obsesionarse.

Preguntas del día

En el audio responder a estas preguntas.

  1. Erick Romero: ¡Gracias por tu tiempo invertido en los tutoriales! Mi pregunta, ¿Cual es la interpretación más difícil que has practicado y cuánto tiempo te llevo lograrlo?
  1. Laura Pastorino: Alguna pieza musical que recomiendes para quienes nos iniciamos en la guitarra clásica?  Saludos desde argentina

Links de respuesta:

Despedida

Y esto ha sido todo por hoy. Muchas gracias de verdad por leerme o escucharme. Este capítulo va dedicado a todos los guitarristas que empezaron de niños o adolescentes y por una cuestión o por otra dejaron de tocar pero han retomado ahora, unos años después.