Saltar al contenido

Nota, acorde y arpegio ¿qué son y qué diferencias hay?

Soy Pablo Romero Luis y en este vídeo os voy a explicar qué es una nota, un arpegio y un acorde, qué diferencias hay y por qué muchos lo confunden.

Nota, acorde, arpegio: Definición

¿Qué es una nota musical?

Si pulsas una sola cuerda, esa cuerda vibra y suena una nota, un sonido, uno solo. Eso es una nota, un sonido individual determinado por una vibración cuya frecuencia es constante.

¿Qué es un acorde?

Un acorde es cuando tocas varias notas a la vez, de manera simultánea.

Lo complicado es que para que suene bien tienes que tocar unas notas concretas. Los acordes básicos tienen tres notas. Si te sabes la escala: do, re, mi, fa, sol, la, si y do; los acordes base utilizan la primera, la tercera y la quinta. Es decir, si es el acorde de do: sería do (primera), mi (tercera) y sol (la quinta nota); si fuera el acorde de re: sería re (primera, fa (tercera) y la (quinta). Pero esto es más avanzado, por hoy podemos quedarnos aquí.

¿Qué es un arpegio?

La palabra arpegio viene del italiano arpeggio, que a su vez viene de arpa. Y es que el arpegio es una técnica muy habitual en este instrumento. Arpeggiare, además, significa: “tocar el arpa”.

Pero lo que tienes que saber es que arpegiar en guitarra es una forma de tocar un acorde. En vez de tocar las notas de manera simultánea, las tocamos de forma sucesiva. A esto también le podemos llamar acorde desplegado.

Es decir, mirando el ejemplo de primera, tercera y quinta (un acorde tríada básico) el arpegio podría tener cualquier combinación de estos tres sonidos unos detrás de otros.

NOTA: Si tocamos todas las notas de la escala de forma sucesiva eso no es un arpegio, es una escala.

¿Por qué se confunde nota, acorde y arpegio?

Parece todo bastante claro ¿no? Entonces, ¿cuál es el problema?

El problema es que cuando decimos: — Ahora toca do. Puede significar las tres cosas. Tocar la nota do, tocar el acorde de do y tocar el arpegio de do; todo se llama igual: tocar do.

¿Entonces? Pues igual que con las palabras homófonas tenemos que saber el contexto para entender qué es lo que nos piden, qué tenemos que hacer. Es fácil, no suele haber problemas con esto; pero si es verdad que más de un alumno que conozco yo ha confundido estos tres términos provocando risas entre los demás compañeros ¡Que no te pase a ti!