Dos Tipos de Técnica para mejorar con tu guitarra

Hoy quiero hablarte de dos tipos distintos de técnica, la de la guitarra clásica y la técnica de guitarra eléctrica. En realidad podemos hacer las dos, pero ahora te explico todo esto.

En este post tienes la explicación y un vídeo.

Beneficios de todos los tipos de técnica

La técnica tiene fama de ser extremadamente aburrida, casi una tortura (tanto para el que la practica como para quien lo escucha). Pero tiene unos beneficios que no te puedes perder, ya que la técnica nos ayuda a:

  1. Comprender mejor lo que tocamos.
  2. Mejorar nuestra lectura a primera vista.
  3. Componer de forma más fácil.
  4. Tener más soltura en la improvisación.
  5. Mejorar nuestro sonido.

Dos tipos de técnica

Normalmente decimos técnica y ya sabemos lo que es. Pero me gustaría comentarte un par de perspectivas.

Técnica de movimientos (guitarra clásica)

Para los guitarristas clásicos la técnica es igual a mecanismo, es decir, enseñar a nuestras manos movimientos muy concretos. Para ser más exactos, se trata de poner toda tu concentración en estos movimientos para que sean cada vez más perfectos y no tanto en la música que se produce.

En el vídeo de abajo puedes ver un ejercicio de técnica para guitarra clásica de los mortales.

Por cierto, hay un SUPER CURSO de Técnicas de Movimiento en esta web:

Técnica musical (guitarra eléctrica)

Para los guitarristas eléctricos, sin embargo, importa más la música. Esto es así porque para ellos técnica y musicalidad van mucho más ligados.

Por eso su técnica está basada principalmente en escalas, arpegios y acordes, que es básicamente de lo que se compone la música occidental.

Consejos con estos dos tipos de técnica

Yo te recomiendo que empieces trabajando con una técnica mucho más musical, al estilo de la guitarra eléctrica, y poco a poco vayas incluyendo una técnica más clásica de mecanismos en tu hábito de estudio.

Para que te hagas una idea, te propongo un ejemplo de rutina para practicar con estos dos tipos de técnica:

  1. Elige una pieza que te guste.
  2. Analízala para ver qué acordes, arpegios o escalas parecen en distintas partes.
  3. Toca esos mismo elementos variando, por ejemplo, el ritmo, la velocidad o la posición para adaptarlo a tu nivel.
  4. Presta atención al sonido.

Video explicativo

Por último…

¡No dejes que te venza la pereza!, dedicando una parte de tu estudio a la técnica, tu crecimiento con la guitarra va a ser exponencial.

Entradas relacionadas